viernes, 29 de noviembre de 2019

La impaciencia de los clientes ¿oportunidad o tormento para el taller?

La impaciencia de los clientes ¿oportunidad o tormento para el taller?
En un post anterior, hablábamos de los tipos diferentes de clientes que existen y cómo tratar con cada uno de ellos. Probablemente, de todos ellos, el que más ha aumentado en los últimos años por el propio ritmo de vida de nuestra sociedad actual ha sido el "cliente impaciente".

Y es que la impaciencia de los clientes a la hora de adquirir un producto o un servicio es uno de los nuevos desafíos para las empresas, operen en el sector que operen. Según Google Trends, el interés de búsqueda del “abierto ahora” se ha triplicado en los últimos años y las búsquedas desde el móvil relacionadas con “envío en el mismo día” han crecido más del 120% desde 2015.

Esto no deja de ser un síntoma de que nos estamos volviendo más impulsivos y posponemos nuestros planes porque sabemos que podemos conseguir las cosas a última hora sin ningún problema. Independientemente de cómo sea cada cliente y de sus propios hábitos de organización, sus expectativas son las mismas: quieren un producto o servicio en el momento en que lo desean y eso es un reto al que se enfrentan las empresas, también los talleres de reparación de vehículos.

jueves, 21 de noviembre de 2019

Cómo los sistemas de gestión ayudan al taller a ser más productivo... y rentable

Cómo los sistemas de gestión ayudan a ser más productivos... y rentables
La gestión del taller de reparación de vehículos es ya un aspecto tan crucial para sus responsables como las propias reparaciones. Si se hace de manera correcta, puede generar beneficios. En cambio, un taller mal administrado se dirige a un viaje con rumbo incierto. En este sentido, seguir algunos consejos puede ser de ayuda para garantizar que el negocio no se resiente por una gestión ineficente.

No en vano, administrar un taller no es simplemente sentarse en una oficina, esperar a hacer los pagos que necesite el negocio, y que lleguen los clientes. De este modo, un gestor de taller responsable tiene en cuenta numerosos aspectos: está pendiente del flujo de vehículos, del buen funcionamiento de las instalaciones y herramientas, de que los técnicos cuenten con el material necesario para las reparaciones, gestiona el equipo, asigna trabajos, controla tiempos y ratios de eficiencia productiva...