jueves, 22 de septiembre de 2016

¿Es el principio del fin de los diesel?

¿Tiene los días contados el diesel en nuestras carreteras? Sin duda, el escandalo de las emisiones ha puesto en la picota a los motores que optan por este combustible, que en la actualidad mueve el 52% de los coches que circulan por Europa.

No obstante, según las estimaciones del Center for Automotive Research (CAR), de la universidad de Duisburg-Essen, dicho porcentaje podría caer hasta el 25% en sólo tres años.

Es cierto que es una predicción quizás un tanto alarmante, pero no es la única: Automotive News, la prestigiosa publicación sectorial, recogía hace poco que ese porcentaje podría descender hasta sólo el 9% en 2030.

LMC Automotive, por su parte, "espera que la caída sea más gradual en Europa, significando el 49,3% en 2016, el 43,5% en 2020 y el 39% en 2025. En agosto, el diésel ya cayó hasta el 48,3% del mercado, el dato más bajo desde de 2011", publica Faconauto, patronal de los cocnstructores de vehículos, en su portal web.

Subida al Olimpo; descenso a los infiernos


En 1990% apenas el 10% de los coches que se vendían en Europa eran diésel, pero en 2011 la cifra ya suponía cerca del 60%. Sus mejoras tecnológicas, que los convirtieron en más eficientes, silenciosos ycon una aceleración mejorada, calaron entre el consumidor.

Pero las paulatinas restricciones a las que los distintos gobiernos someten al diesel están llevando a los constructores a replantearse el futuro de sus nuevos modelos. ¿Es el principio del fin de los vehículos diesel? Veremos cómo de acertadas son estas previsiones.

jueves, 15 de septiembre de 2016

8 de cada 10 reparaciones serán en coches nuevos... en 2020

O muy jóvenes o muy viejos, sin término medio, así serán los coches que pasarán por el taller del mañana. Y es que en 2020, ocho de cada diez reparaciones se harán en vehículos nuevos o en aquellos que hayan superado la década en circulación, según los datos de Audatex, compañía experta en el desarrollo de soluciones digitales para el sector posventa, a partir del análisis de más de 4,2 millones de siniestros.

En concreto, los vehículos nuevos, a pesar de que solo representarán para entonces el 20% del parque, serán responsables de una de cada dos reparaciones. Eso sí, la tendencia es que el volumen de operaciones en el taller de estos coches disminuya a medida que los avances tecnológicos y técnicos (coche conectado, etc.) se democraticen en todos los vehículos.

Según Audatex, el historial de reparaciones de los talleres demuestra cómo en los últimos años los avances en seguridad en los coches provocaron que los siniestros delanteros pasaran de representar la mitad del total siniestros en 2006 a una tercera parte en 2015; los culpables: dispositivos como los sensores de aviso de colisión, control de velocidad adaptativo, etc.

Los viejos, cuando más es menos

Tienen más años y son cada vez más numerosos, y es que dentro de cinco años, dos de cada tres coches sobrepasarán la década de antigüedad. Sin embargo, una mayor presencia en las carreteras y calles españolas de éstos no será sinónimo de más visitas al taller, pues solo una de cada tres reparaciones serán de estos vehículos.

De hecho, a pesar de que los coches mileuristas suben cómo la espuma, el porcentaje de reparaciones de las que serán responsables apenas se incrementará de 2016 a 2020. Si hoy son el 31%, para entonces serán el 33%.

¿Y qué pasa con los coches adultos de entre seis y diez años? Que serán una "rareza" en los talleres, pues apenas supondrán dos de cada diez operaciones. La razón hay que buscarla en el propio parque automovilístico, ya que dentro de cinco años serán sólo el 14% de los vehículos.

Desafíos para el taller

La evolución del parque y de las reparaciones de cara a 2020 impactará en las cuentas de resultados del taller, de manera distinta según sea concesionario o multimarca. En la actualidad, el 60% de las reparaciones se realizan en los talleres oficiales en los tres primeros años de vida de un coche. Posteriormente, entre los cuatro y cinco años de edad, ese porcentaje se reduce hasta el 45%.

Así pues, teniendo en cuenta que dentro de cinco años prácticamente la mitad de las reparaciones se harán en coches nuevos, los talleres multimarca deberán adaptarse e invertir en digitalización para poder competir con el marquista. Si con la llegada de la crisis fueron los concesionarios los que tuvieron que desarrollar una política de precios, garantías y fidelización para adaptarse a un parque más veterano, ahora los talleres multimarca deberán jugar la baza de la digitalización de procesos si quieren ser rentables y competitivos.

Según el responsable del Mercado Posventa de Audatex, José Luis Gata, “el nuevo contexto del taller del mañana no solo afecta al canal, sino al tipo de taller. Así, los de carrocería tendrán que adaptarse a esta nueva realidad, pues los avances tecnológicos de los coches nuevos implicarán menos siniestros, mientras que en los viejos, los más numerosos, lo habitual será, como lo es ya, que si el golpe es muy importante y la reparación supera el valor venal no se repare, y si es leve, tampoco”.