miércoles, 18 de noviembre de 2020

Una amenaza real: cómo evitar los ciberataques en el taller de carrocería

La última Encuesta sobre Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares (año 2020), publicada recientemente por el INE deja un dato esclarecedor: el 83,8% de las mujeres y el 82,4% de los hombres navegan a diario por Internet. Y es que la digitalización ha llegado para quedarse y transformar cómo trabajamos, nos informamos, incluso, nos comunicamos o nos relacionamos.

De este modo, los negocios están obligados a poder dar respuesta a esta nueva realidad no sólo desde el punto de vista de qué productos y servicios ofrecen y cómo se relacionan con sus clientes, sino también para mejorar sus propios procesos internos para hacerlos más eficientes y adecuados a las necesidades del cliente actual.

Así, y más con la pandemia del SARS-Cov-2, la digitalización ha dejado de ser una opción para convertirse en una auténtica necesidad para todas las empresas, incluidas las de reparación de vehículos. Sin embargo, esta digitalización también entraña ciertos riesgos que el taller debe conocer (y saber evitar)… Por ello, la mejor opción siempre es apostar por un partner de confianza como CSS a la hora de llevar tu taller a la nube.

jueves, 12 de noviembre de 2020

Menos velocidad en las ciudades ¿tiene algún impacto en el taller de carrocería?

El Gobierno acaba de aprobar, además del anteproyecto de ley para la reforma de la Ley de Tráfico, un real decreto que modifica el Reglamento General de Circulación estableciendo nuevos límites de velocidad en vías urbanas.

De este modo, el artículo 50 establece ahora un límite de velocidad de 20 km/h en las vías que dispongan de plataforma única de calzada y acera (aquellas en las que no existe diferencia de altura entre la acera y la calzada); de 30 km/h en las vías de un único carril por sentido de circulación; y de 50 km/h en las vías de dos o más carriles por sentido de circulación. Además, se suprime la posibilidad de que turismos o motos puedan rebasar los 20 km/h en carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos. Con la supresión de esta medida, el Gobierno pretende “reforzar el mensaje de que la maniobra de adelantamiento conlleva un riesgo de colisión frontal”.

Rebajar la velocidad en las ciudades tiene sus aspectos positivos y negativos. Uno de estos últimos, muy destacado desde el sector de la automoción, se refiere al impacto que tiene en las mecánicas de los vehículos (averías en embragues, filtros antipartículas…), y el consumo. Sin embargo ¿tiene también sus consecuencias para el taller de carrocería?

martes, 3 de noviembre de 2020

¿Afecta el cambio de hora a la actividad del taller de carrocería?

El cambio de hora actual empezó a aplicarse a nivel mundial en 1974, con la crisis del petróleo, para aprovechar mejor la luz natural y consumir menos petróleo y electricidad. Así, surgió con un objetivo claro: el ahorro energético. Sin embargo, volver al horario de invierno podría no resultar tan beneficioso ni para el bolsillo (de particulares, de empresas…) ni tampoco para la salud.

El cambio horario del verano al invierno implica regresar a los días más cortos del año en los que los desplazamientos por carretera se producen en más horas nocturnas (menos visibilidad y más probabilidades de deslumbramientos —la luz directa o inesperada de otro vehículo, en un cambio de rasante, una curva o un giro, puede cegar a cualquier conductor por muy experimentado que sea—). A esto hay que unir que las condiciones meteorológicas también son más adversas para la conducción: lluvia, niebla, nieve…

Asimismo, son muchos los estudios médicos que demuestran que las personas se sienten más cansadas por el cambio horario, lo que puede desembocar en mayor estrés, irritabilidad y problemas de sueño. Todos estos elementos pueden afectar a la conducción… y al trabajo en el taller de reparación de carrocería ¿Cómo? Podemos detectar, al menos, dos tipos de impactos…